Reseña de “Le fante ignoranti”

Al comenzar “Le fante ignoranti” (2001), insinué que trataría sobre la infidelidad y cómo cada lado interpreta esa relación amorosa, pero la relación de Antonia y Michele es mucho más complicada. Antonia siente un gran dolor al enterarse que su difunto esposo Massimo tuvo un amante por siete años, pero al progresar la historia, ella entiende que los sentimientos de Michele fueron igual de reales e intensos que los de ella. Ambos sufren la pérdida de su pareja, por lo que forman una amistad profunda en la que se consuelan y se aprecian. Otro aspecto que es resaltado es el concepto de “found family” en la comunidad LGBT, algo común entre las personas queer ya que, con frecuencia, son rechazadas por sus familias biológicas. Este concepto es representado por los diversos personajes que viven o interactúan con Michele, uno de los mismos siendo Mara, una mujer trans que incluso explica su dificultad de enfrentar a su familia, debido a que no conocen de su transición. El filme también habla sobre el sida (VIH) con el personaje de Ernesto, quien padece de la enfermedad al ser transmitido con ella por su pareja. Aun cuando los hombres gay tienen un riesgo más alto de contraer VIH, por años la comunidad gay ha sido discriminada por el estigma y falta de conocimiento sobre la enfermedad, la manera en que se transmite y de los avances en la medicina que se han realizado para tratar la enfermedad. Aprecio el buen trato que recibieron estos temas que afectan a la comunidad LGBT en la historia, en especial si tomamos en cuenta el hecho de que el filme se estrenó hace dos décadas. Considero que, aun en el presente, podemos tomar lecciones valiosas de esta película sobre el dolor, encontrar quién eres y lo hermoso de tener una familia que afirme y apoye tu humanidad. 

Por Adriana A. Román Montalvo

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato.

Questo sito usa Akismet per ridurre lo spam. Scopri come i tuoi dati vengono elaborati.