Reseña de Roma città aperta

Es impresionante pensar que esta película fue filmada poco tiempo después de los eventos reales en los que se centra su historia. Los filmes que ha producido Hollywood sobre pandemias y cuarentenas no son de mi agrado luego de la crisis global de salud por la que hemos pasado, lo cual me hace empatizar con el público italiano y su disgusto al momento de estrenarse “Roma città aperta” en 1945. No obstante, admiro el deseo de Roberto Rossellini de contar historias reales y necesarias para el mundo, como un verdadero artista. Este vio la necesidad de crear contenido que reflejara la situación del país y sus habitantes, y no una falacia ideal de la cual nadie pudiese identificarse. En una historia sobre miembros de la Resistencia en contra de los Nazis ocupando la ciudad, niños que pierden su infancia obsesionados con la idea de “derrotar al enemigo”, un padre católico cuya fe es cuestionada por el bien mayor y un pueblo hambriento, vemos como todos los personajes estan conectados por el dolor y sufrimiento que sienten por una guerra que no parece tener fin. Este elemento melancólico se hace sentir a través de la película entera, con la muerte insensible de Pina en el medio de la calle, la tortura de Manfredi y el inevitable fusilamiento de Don Pietro. El filme es explícito en lo que trata de transmitir: presentar la realidad de la época de la manera más honesta posible.

Por Adriana A. Román Montalvo

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato.

Questo sito usa Akismet per ridurre lo spam. Scopri come i tuoi dati vengono elaborati.